Vph Archives

Por el Doctor: Joseph I. Sirven

images4 8 Cosas Que Debes Saber Sobre El Virus Del Papiloma Humano (VPH)Recientemente, antes de que nuestro hijo fuera a la universidad, mi esposa y yo debatimos sobre cómo podemos proteger mejor su salud en el futuro, cuando viva fuera de casa durante sus estudios.

Uno de los temas más controvertidos era si debía ser vacunado contra el virus del papiloma humano (VPH), un virus de transmisión sexual que causa el cáncer.

Al leer esto, usted puede estar pensando, ¿por qué un debate, por qué la controversia?

Muchos padres se preocupan de que esta discusión incómoda puede promover la idea de la promiscuidad o hable con su brújula moral cuando en realidad este tema es sobre la prevención del cáncer.

El hecho de que la infección por VPH tiene graves consecuencias hace de ésta una conversación esencial que debe suceder en todos los hogares del mundo… Aquí están 8 cosas que debes saber sobre el VPH:

1. El VPH es la infección más comúnmente diagnosticado de transmisión sexual en el mundo, que resulta en un número de condiciones médicas que van desde verrugas genitales hasta el cáncer .

2. El VPH se transmite por contacto de piel a piel , incluyendo las relaciones sexuales, sexo oral, sexo anal, o cualquier otro tipo de contacto que implica el área genital.

75-80% de los adultos sexualmente activos adquirirán infección por VPH antes de cumplir los 50, por lo general entre las edades de 15 y 25 años – cuando muchos tienen su vida sexual activa.

El problema es que la exposición al VPH aumenta con el número de parejas sexuales que uno tiene y el número de socios que una pareja ha tenido.

3. Los condones ayudan, pero no proporcionan una protección completa contra la infección por VPH porque los condones no cubren toda la piel genital expuesta.

Las personas no se infectan con el VPH al tocar un objeto, sentarse en el inodoro de un baño.

4. La mayoría de las personas infectadas no presentan signos ni síntomas. En 10-20 por ciento de las mujeres, sin embargo, la infección persiste.

En esta situación, hay una mayor probabilidad de desarrollar cáncer cervical, uno de los tipos más comunes de cáncer en las mujeres.

Se necesitan al menos 20 años de infección para que el VPH cause cáncer de cuello uterino.

Por lo tanto, la detección del cáncer cervical y pruebas regulares de Papanicolaou son importantes en la detección de lesiones cervicales tempranas antes de que el cáncer se desarrolle.

5. Aunque se han identificado mas de 100 tipos de VPH, los investigadores dividen a los virus en dos tipos: de alto o bajo riesgo, y por causar cáncer de cuello uterino.

El VPH de bajo riesgo causa el 90 por ciento de las verrugas genitales y son considerados de bajo riesgo, ya que no causan cáncer cervical y si se dejan reproducir sin control puede llegar a dar varios tipos de cáncer.

Es importante saber que la infección viral persistente por los tipos de VPH de alto riesgo, prácticamente causan todo el cáncer (70-80 por ciento) del cuello uterino y la mayoría de los casos de cáncer anal.

6. El VPH se ha relacionado con una serie de otros tipos de cáncer , así, como cáncer anal, y cánceres de la boca o la garganta. Esto se ve en ambos sexos, independientemente de su edad.

De acuerdo con el Informe Anual de 2013 sobre la situación del cáncer, las tasas de prevención de los cánceres relacionados con el VPH, incluyendo cervical, anal y cáncer de garganta están en aumento.

7. Las investigación muestran que las mujeres latinas o hispanas tienen tasas de incidencia de cáncer más alta del cuello del útero que los blancos no hispanos y los afroamericanos con menores tasas de detección del cáncer cervical.

Las altas tasas de infección por VPH y las bajas tasas de cuidado en mujeres latinas es la causa de las altas tasas de las mujeres latinas con cáncer.

Aunque el VPH es común y las consecuencias de la infección puede ser grave, el conocimiento del VPH es baja o inexistente en la comunidad latina.

Esto es particularmente cierto en las personas que son de nivel socio-económico más bajo y menos educados.

De hecho, en un gran estudio de 2009 en una comunidad latina, los resultados mostraron poca comprensión sobre el VPH y el papel que juega en la causa del cáncer cervical.

8. Existen dos vacunas contra el VPH:

Gardasil: se administra en tres dosis a los 0, 2 y 6 meses de seguimiento, mientras que

Cervarix: se administra en tres dosis y en los 0, 1 y 6 meses de seguimiento.

La inmunización contra el VPH es más eficaz en personas que no han sido infectadas con el VPH, que es antes de que hayan tenido contacto sexual.

Estudios clínicos extensos han demostrado la eficacia y la seguridad de ambas vacunas contra la infección cervical por VPH y el desarrollo de cáncer de cuello uterino.

Las vacunas deben ser ofrecidos a los niños y niñas de 11 a 12 años de edad, pero se pueden administrar incluso desde los 9 años.

Vacunas para ponerse al día se debe ofrecer a las mujeres de entre 13 a 26 años y hombres entre las edades de 13 a 21 que no han sido vacunados previamente.

A pesar de las recomendaciones de numerosos grupos de médicos para la inmunización sistemática de las adolescentes, las tasas de vacunación contra el VPH siguen a la zaga, ya que el precio de las mismas es muy elevado.

El Informe Anual de 2013 sobre la situación del cáncer encontró que 48.7% de todas las adolescentes habían recibido sólo una dosis de la vacuna y el 32 por ciento había completado las tres dosis.

Lo más preocupante, las niñas latinas tenían las tasas de vacunación más bajos de todos los grupos estudiados.

Como era de esperar, las tasas de cáncer de VPH se han incrementado.

Tenga en cuenta que la vacunación contra el VPH es sobre la prevención del cáncer.
Esta importante decisión de tener la vacuna puede salvar tu vida.

Doctor: Joseph I. Sirven

“DESCUBRE ESTE TRATAMIENTO EFICAZ Y MUY ECONOMICO, AQUI:”

Condilomas Verrugas Genitales VPH Page 2 of 3 Web Oficial e Información Completa Sobre Esta Enfermedad Condilomas Verrugas Genitales VPH1 8 Cosas Que Debes Saber Sobre El Virus Del Papiloma Humano (VPH)

¿Qué es?

descarga2 El Virus Del Papiloma, Cosas Que Aun No Sabes y Que Debes Saber...El virus papiloma humano (VPH) se transmite a través de la vía sexual.

Aproximadamente 40 millones de personas en los Estados Unidos están infectadas con el VPH.

El VPH puede causar tres clases diferentes de enfermedades, principalmente en o alrededor del área genital:

Verrugas Genitales o Condilomas:

El VPH puede causar verrugas o condilomas (protuberancias pequeñas, salientes y duras que crecen en grupos), que se forman en o alrededor de la vagina, el ano, o en la punta del pene. A veces también se las llama condylomata acuminata, o condilomas.

Las verrugas genitales casi nunca se transforman en cáncer, pero su presencia puede significar que también exista displasia precancerosa y ésto debería ser investigado.

Displasia:

Son células anornales que se ecnuentran dentro del ano o en el interior del cuello del útero (ubicado en la parte inferior del útero o matriz).

A diferencia de las verrugas o condilomas, la displasia no se puede ver ni sentir.
La displasia es una enfermedad que se considera pre-cancerosa.

Esto no quiere decir que todas las personas que tengan displasia vayan a desarrollar cáncer.

Cáncer (carcinoma):

La displasia se puede transformar en cáncer.

Los cuatro tipos de cáncer más comunes causados por el VPH son el cáncer cervical, el cáncer anal, el cáncer de recto, y el cáncer de pene.

El VPH también puede causar cáncer de la cabeza y el cuello, tal como el cáncer en la boca y la garganta.

Si no se diagnostican y se tratan lo más rápido posible, estas formas de cáncer pueden llegar a ser mortales.

Las personas VIH positivas tienen más posibilidades de infectarse con el VPH que las negativas.

Las personas VIH positivas también tienen mayores posibilidades de desarrollar verrugas genitales, cáncer cervical, cáncer anal, y cáncer en la cabeza y el cuello a causa del VPH.

Comparado a otros tipos de cáncer, cuyas cifras han bajado desde el comienzo de el tratamiento con medicamentos anti-retrovirales (ARV), las cifras del cáncer anal y en la cabeza/cuello han aumentado.

Sin embargo, las cifras del cáncer cervical han permanecido esencialmente sin cambio.

Los investigadores dicen que esto se debe, en parte, a que las personas con VIH están viviviendo por más tiempo, pero con un sistema immune preservado o reparado imperfectamente.

¿Cuáles son los síntomas del VPH?

El VPH no causa signos o síntomas por sí mismo.

Las verrugas o condilomas en o cerca de la zona genital se pueden palpar con el dedo y son visibles a simple vista.

La displasia generalmente no causa síntomas evidentes.

¿Cómo se disgnostica el VPH?

Si bien un análisis de sangre es suficiente para saber si hay infección con el VPH, el resultado realmente no brinda mucha información.

Estar infectado con el VPH no quiere decir que se desarrollarán verrugas genitales o condilomas, ni tampoco quiere decir que se desarrollará displasia o cáncer.

También, el análisis de la sangre puede proveer un diagnóstico negativo cuando realmente la persona está infectada con VPH.

Si descubres que tienes verrugas genitales o condilomas, debes comunicárselo a tu médico inmediatamente.

Se debe hacer una biopsia de las verrugas (se toma una muestra a través de un procedimiento de cirugía menor), para determinar si existe la posibilidad de que éstas desarrollen cáncer.

La Displasia Cervical y el Cáncer:

Para determinar si existe displasia o cáncer en el útero, el medico puede realizar una prueba de Papanicolau, en la cual se toman muestras de células del cuello del útero y se examinan bajo un microscopio.

Las mujeres deberían hacerse su primer Papanicolau a los 18 años de edad o cuando comiencen a tener relaciones sexuales (lo que ocurra primero).

Se recomienda que las mujeres VIH positivas se hagan un Papanicolau cada seis meses.

Los hombres y las mujeres que practiquen sexo anal deberían realizarse un Papanicolau anal en forma rutinaria.

Si el resultado del Papanicolau es anormal, se deberían hacer estudios más minuciosos.

En este caso se utiliza un colpóscopo-un procedimiento que utiliza un microscopio para ampliar la visión de la vagina y el cuello del útero durante un exámen pélvico- para saber si existen parches cancerosos o pre-cancerosos, o lesiones dentro o alrededor del cuello del útero.

Estas lesiones se conocen generalmente como neoplasia intraepitelial cervical (NIC).

Si se llegaran a encontrar este tipo de lesiones, se puede realizar una biopsia para obtener más información acerca de las células anormales.

Dependiendo de los resultados de la biopsia, la NIC se pueden clasificar en tres etapas distintas: I, II ó III.

La etapa de la displasia depende del grosor de las células anormales dentro de la pared cervical.

Se puede considerar la NIC I como una forma leve de displasia, que por lo general no necesita terapia (pero se la debe vigilar atentamente), mientras que la NIC II ó III se consideran formas más avanzadas de displasia que tienen más posibilidades de desarrollar cáncer.

Las formas más avanzadas de NIC a menudo requieren tratamiento para evitar que desarrollen cáncer.

La Displasia Anal y el Cáncer:

No se ha determinado todavía el mejor método para detectar la displasia anal o el cáncer.

Algunos profesionales de la salud recomiendan el exámen Papanicolau (PAP) anal rutinario-la colección de células de la pared anal para el análisis en el laboratorio-seguido por la visualización directa, o anoscopio, si los resultados son anormales.

Otros profesionales de la salud dudan la efectividad del PAP anal y prefieren referir a sus pacientes a un especialista quien hace un exámen de visualización directa más sensitivo.

De cualquier manera, los expertos del VPH recomiendan exámenes rutinarios para la displasia anal para todos los hombres VIH positivos quienes tienen sexo con hombres y para las mujeres con un historial médico de displasia cervical.

Existen estudios en proceso o planificados para aclarar cuáles son los mejores métodos para vigilar la displasia anal y para confirmar que su tratamiento pueda reducir el riesgo de desarrollar cáncer anal.

¿Cómo se trata el VPH?

Los únicos tratamientos disponibles son los que se realizan extrayendo y destruyendo las células anormales, como las células que forman las verrugas genitales o condilomas, o la displasia cervical/anal o el cáncer.

Continúan los estudios de tratamientos que apuntan a atacar la causa subyacente de estos problemas (el VPH).

Como se explicó anteriormente, las verrugas genitales o condilomas y la displasia de grado inferior, no requieren tratamiento, pero a veces es conveniente para evitar que la enfermedad avance.

Pero sí se recomienda tratamiento para la displasia intermedia y de grado superior, como así también para el cáncer cervical o anal, para evitar que se conviertan en problemas mortales.

Tratar las verrugas o condilomas, la displasia y los cánceres depende del lugar y la gravedad de la enfermedad.

A continuación daremos una descripción de los tratamientos disponibles y cuándo se realizan:

Medicamentos tópicos:

Geles y cremas tópicas._ (por ejemplo: podofilox, podophyllum, trichloroacetic acid e imiquimod), que se usan solamente para el tratamiento de las verrugas genitales o condilomas.

Tales productos han demostrado tener una efectividad del 30% al 80% para disminuir, a veces dramáticamente, el tamaño de la verruga genital o condilomas.

Todos los tratamientos tópicos, con excepción de imiquimod, se pueden usar para tratar las verrugas dentro del ano o de la vagina.

Estos medicamentos no son efectivos para el tratamiento de la displasia anal, cervical ni del cáncer.

En la crioterapia._ se utiliza nitrógeno líquido para congelar las verrugas u otros parches de células anormales (lesiones, displasia), dentro o cerca de los genitales.

Este es uno de los tratamientos más fáciles y se puede llevar a cabo en el consultorio del doctor.

Por lo general, este tratamiento se indica para tratar verrugas genitales o displasia de grado inferior.

Generalmente, no se recomienda su utilización en pacientes con displasia intermedia o de alto grado.

El tratamiento con láser._ es más agresivo que la crioterapia y utiliza un haz de luz muy potente para quemar y extraer el tejido anormal del ano o del cervix.

Este tipo de tratamiento requiere hospitalización. El tratamiento con láser es efectivo en displasias intermedias o de grado superior, siempre y cuando la lesión sea visible a través de un colpóscopo o un anoscopio.

Escisión electroquirúrgica (LEEP, siglas en inglés)._ Es una clase de cirugía y casi siempre requiere hospitalización.

Como en el caso de la terapia láser, este tratamiento no debería realizarse en lesiones que son tan profundas como para ser vistas utilizando un colpóscopo o un anoscopio.

La cirugía/biopsia conal._ son muy comunes en la actualidad. En este tratamiento se extrae el tejido anormal de la zona anal o cervical para poder obtener un buen diagnóstico y poder realizar un efectivo tratamiento de la displasia.

Cirugía radical/radiación/quimioterapia:

El cáncer anal y cervical (carcinoma) se trata como cualquier otra forma de cáncer.

La radiación y/o la cirugía son necesarias para destruir o extraer el cáncer y el tejido que lo rodea.

Si el cáncer se disemina (hace metástasis), generalmente se realiza quimioterapia para destruir las células cancerosas en otras partes del cuerpo.

Se encuentra en desarrollo una terapia de base inmunológica llamada HspE7 para prevenir la re-aparición de displasia anal en personas VIH positivas.

Debido a que el objeto de tratar la displasia es prevenir el desarrollo del cáncer, las personas que han sido diagnosticadas con NIC o NIA de clasificación II o III deben ser observadas de cerca incluso después de un tratamiento exitoso de las lesiones.

La observación debe incluir la colposcopía o la anoscopía.

¿Se pueden prevenir las verrugas o la displasia?

En mayo de 2006, un comité asesor de la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, siglas en inglés) de los Estados Unidos votó unánimemente para recomendar la aprobación de Gardasil, una vacuna preventiva desarrollada por Merck & Co.

Los estudios clínicos han demostrado que Gardasil es seguro y efectivo para la prevención del cáncer de cuello de útero y de la displasia de cuello de útero, vulva y vagina.

GlaxoSmithKline tiene una vacuna similar, llamada Cervarix, la cual ha sido aprobada para el uso en mujeres jóvenes y niñas por el FDA.

Gardasil y Cervarix protegen contra cuatro tipos de los VPH: tipos 6, 11, 16 y 18. Se calcula que los VPH 16 y 18 son los causantes del 65% de los casos de cáncer de cuello de útero y que puede producir cáncer vulvar y vaginal.

También se cree que estos tipos de VPH son la causa más común de cáncer anal.

Los VPH tipos 6 y 11 son los responsables de la mayoría de las verrugas genitales y de las anormalidades cervicales y anales de bajo grado.

La Administración de Alimentos y Fármacos aprobó el uso de Gardasil para prevenir verugas genitales en niñas y hombres en octubre 2009 y amplió la aprobación de la vacuna para prevenir el desarrollo de lesiones precancerosas en el ano para ambos hombres y mujeres en diciembre 2010.

Aún no se ha determinado la seguridad y efectividad de Gardasil en personas VIH positivas.

Gardasil y Cervarix no previenen el desarrollo o el empeoramiento de las lesiones precancerosas o de las verrugas en las personas que ya están infectadas con los cuatro tipos contra los que la vacuna fue desarrollada.

Debido a que el VPH se transmite fácilmente y con mucha frecuencia a través de actividades sexuales, esto significa que la vacuna tiene que aplicarse antes de que las personas sean sexualmente activas (por ejemplo: niños en edad escolar).

En otras palabras, no está claro si estas vacunas serán efectivas para adultos sexualmente activos, incluyendo aquellos infectados con el VIH.

Se están llevando acabo estudios en mujeres VIH positivas de mayor edad con un historial médico de actividad sexual, pero sin historial de infección con el VPH.

Para las personas que tienen displasia anal (y posiblemente cervical), causada por el VPH, se están estudiando vacunas terapéuticas.

Estas vacunas están siendo desarrolladas para fortalecer la respuesta inmunológica contra el virus.

Esto podría reducir la necesidad de tratamientos invasivos (como los resumidos en la parte de arriba) y/o reducir el riesgo de displasia recurrente después de un tratamiento exitoso.

Un reciente estudio con la vacuna terapéutica HspE7 de Nventa Biopharmaceuticals concluyó que ésta es segura y potencialmente efectiva en hombres y mujeres VIH positivos con displasia anal.

En cuanto a la prevención de la transmisión sexual de VPH, un estudio publicado en junio de 2006 en el New England Journal of Medicine, concluyó que los condones pueden ayudar a reducir el riesgo de transmitir el VPH.

El estudio, conducido por investigadores en la Universidad de Washington, Seattle, refutan los resultados de análisis previos que concluyeron que el uso de condones no disminuye el riesgo de transmisión de la infección con VPH.

De acuerdo con los resultados del estudio, las mujeres cuyas parejas usaron condones siempre que mantuvieron relaciones sexuales vaginales, tuvieron un 70% menos de posibilidades de adquirir el VPH que las mujeres cuyas parejas sexuales usaron condones menos del 5% de las veces.

Incluso en las mujeres cuyas parejas usaron condones más de la mitad de las veces, se observó un 50% de disminución del riesgo, en comparación con aquellas cuyas parejas usaron condones menos del 5% de las veces.

Además, ninguna de las mujeres que reportaron el uso consistente de condones tuvo evidencia de desarrollar lesiones de cuello de útero pre-cancerosas o cancerosas, en comparación con varios informes de lesiones pre-cancerosas en mujeres que nunca usaron condones o que los usaron de manera inconsistente para mantener relaciones sexuales vaginales.

Si bien este estudio no analizó la efectividad de los condones para prevenir la infección anal con el VPH, el riesgo reducido de infección con el VPH cuando se usan condones correctamente y de manera consistente para mantener relaciones vaginales, sugiere que podría haber un beneficio similar para hombres y mujeres que mantienen relaciones sexuales anales.

Las examinaciones anales/vaginales rutinarias y las pruebas de Papanicolaou son cruciales.

Si bien no pueden prevenir las verrugas ni la displasia, pueden ayudar a diagnosticarlas antes de que avancen y causen problemas más graves.

¿Hay algún tratamiento en desarrollo para el VPH, las verrugas genitales o la displasia cervical o anal?

Si estás interesado en participar en algún estudio clínico con nuevas terapias para el tratamiento o prevención de los problemas relacionados con la infección con el VPH, existe una página interactiva dirigida disponible para averiguar acerca de los estudios clínicos es AIDSinfo.nih.gov, un sitio dirigido por los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (National Institutes of Health). Dichas páginas tienen “especialistas en información sobre la salud”, con los que te puedes comunicar llamando al número gratuito 1-800-HIV-0440 (1-800-448-0440).

“¿QUIERES ELIMINAR EL VPH DE UNA VEZ POR TODAS Y PARA SIEMPRE?”

►► VISITA: http://curatedelhpv.com-if.us/

PD. Por favor, déjame un comentario aquí debajo…

A14D93DC924CBACB9BEB4FDC406F2 Papiloma (VPH): El Enemigo Silencioso, (Testimonio De Jenny Gonzalez)Un año antes de ser diagnosticada, Jenny González, de 32 años, se practicó una citología. En noviembre de 2011 un médico le confirmó que tenía el Virus de Papiloma Humano (VPH). Estaba solo a un paso del cáncer de cuello uterino. Confiesa que nada volvió a ser igual ni física ni psicológicamente. Perdió la libido y siente que su feminidad fue golpeada.

El doctor Carlos Castro, director científico de la Liga Colombiana de Lucha Contra el Cáncer, explica que el VPH -una enfermedad de transmisión sexual- es una familia de virus con cerca de 150 cepas identificadas. Pero tan solo cuatro están asociadas al cáncer del cuello uterino.

Desde el momento en que una mujer es contaminada por un hombre, demora en desarrollarse entre 10 y 15 años. Aclara que es curable en el 100 por ciento de los casos si se detecta a tiempo.

Dolor a la hora de orinar, orinar más de lo normal y picazón, fueron los primeros síntomas que presentó Jenny. El médico le hizo todos los exámenes de rigor para descartar una infección urinaria. Pero no encontró nada anormal.

El cáncer de cuello uterino en etapas tempranas no presenta síntomas contundentes. Sin embargo, en algunas mujeres se manifiesta con verrugas genitales y cuando la enfermedad está avanzada suele presentarse hemorragia vaginal y molestias durante las relaciones sexuales.

La última opción para Jenny fue una citología. “Nunca se me va a olvidar el día que fui a recoger el resultado. Me dijeron que no me lo podían entregar y la enfermera jefe era la encargada de decirme lo que seguía. Me dieron el papel y cuando leí me doy cuenta que hay algo extraño. Busqué en el celular y encontré que era un cáncer en su etapa de composición”.

El siguiente paso fue someterse a una colposcopia. Un examen que se hace con una especie de telescopio para ver de cerca el cuello uterino y que se practica luego de una sospecha de cáncer de cuello uterino.

Jenny recuerda que ese día vio como una especie de ‘bicho’ con patas que estaba dentro de su cuerpo. Fue un momento aterrador, no conocía detalles de la enfermedad. El médico le advirtió que no podía irse del consultorio en ese estado.

Los tratamientos del VPH dependen del estado del cáncer. Según el doctor Carlos Castro cuando una lesión es pequeña se practica una criocirugía, un procedimiento que se hace con la ayuda de gas de nitrógeno comprimido y que logra destruir el tejido.

Hacer un corte en forma de cono alrededor de la lesión es otra de las opciones. Pero en caso de que el cáncer esté muy avanzado, la paciente debe someterse a una histerectomía, radio terapia o quimioterapia. Aunque en algunas mujeres, el sistema inmunológico es el encargado de eliminar el virus.

Jenny no olvida el olor a carne quemada que sintió el día en que le practicaron la colposcopia. El procedimiento duró cerca de tres horas y la incapacitó por unos días. Además, no pudo tener relaciones sexuales durante dos meses y tuvo que usar condón durante tres.

“Uno nunca piensa en Virus de Papiloma Humano. Cree que es tan lejano como el virus del VIH. Pero en realidad no son lejanos. Están al acecho, por lo menos, en una persona sexualmente activa”, dice.

Se calcula que en el mundo hay cerca de 630 millones de mujeres infectadas con VPH y cerca 250 mil mueren al año. Este virus, que se transmite con el contacto piel a piel en las relaciones sexuales vaginales, orales o anales, es responsable del cáncer de cuello uterino.

El tipo de cáncer más frecuente en países en vía de desarrollo. También se le ha relacionado, muy pocas veces, con cáncer de pene y cáncer de garganta, relación con el sexo oral.

En Colombia, se diagnostican cerca de siete mil casos nuevos de cáncer al año y mueren entre dos y tres mil por falta de un diagnóstico a tiempo. Además, es la primera causa de mortalidad en las colombianas entre 35 y 60 años.

Lo más particular de este virus del papiloma humano es el rol de los hombres. Son ellos portadores asintomáticos y quienes se encargan de transmitirlo. Pero el riesgo para ellos es mucho menos, y no se les puede detectar el virus.

Las investigaciones han indicado que el uso correcto y constante del condón puede reducir la transmisión de VPH. Pero hay zonas del cuerpo que no están cubiertas por el condón y son vulnerables al virus.

Sobre el tema de la campaña del Gobierno para vacunar a niñas, entre 9 y 17 años, Castro asegura que los primeros resultados se verán en los próximos veinte años. En esa época se podrá evidenciar la reducción de la mortalidad de las mujeres.

“Pero eso no quiere decir que si usted se vacuna a los nueve años, deje de asistir a sus controles con el ginecólogo. La vacuna solo protege en el 70 por ciento porque hay otras cepas que producen cáncer de cuello uterino que no están cubiertas en la vacuna”.

Castro agrega que lo más grave es la desinformación que rodea el VPH. “Lo que veo como consecuencia de todas estas campañas es que si usted está contaminada es sinónimo de promiscuidad y vagabundería. Eso genera miedo y un estigma. Y el VPH no es sinónimo de promiscuidad”.

Jenny, periodista de profesión y mamá de un niño de seis años, admite que el error más grave fue no reclamar el resultado de su citología. Una conducta frecuente en las mujeres. Ahora debe someterse cada seis meses a una citología, colposcopia y una biopsia. “Es como si todo el tiempo estuviera caminando en la cuerda floja”.

“DESCUBRE EL MEJOR TRATAMIENTO PARA ELIMINAR EL VPH PARA SIEMPRE:”

Condilomas Verrugas Genitales VPH Page 2 of 3 Web Oficial e Información Completa Sobre Esta Enfermedad Condilomas Verrugas Genitales VPH1 Papiloma (VPH): El Enemigo Silencioso, (Testimonio De Jenny Gonzalez)

¿Que Son Las Hemorroides 2 Papiloma (VPH): El Enemigo Silencioso, (Testimonio De Jenny Gonzalez)

 Page 1 of 6  1  2  3  4  5 » ...  Last »