Condilomas Diagnostico Tratamiento y Preguntas Frecuentes... Condilomas   Diagnostico, Tratamiento y Sus Preguntas Frecuentes...DIAGNÓSTICO DE LAS VERRUGAS GENITALES:

¿A qué médico debo consultar si creo que tengo verrugas genitales o busco tratamiento?

Las enfermedades de transmisión sexual son parte de la Dermatología, y el tratamiento de los condilomas lo prescribe un/a dermatólogo la gran mayoría de ocasiones. En el caso de las mujeres, resulta también obligatorio un examen ginecológico para descartar que haya una alteración en el cérvix (mediante una citología).

¿Cómo se diagnostican las verrugas genitales?

El diagnóstico de los condilomas es, en la inmensa mayoría de los casos, clínico. Esto significa que, mediante la exploración visual, el dermatólogo es capaz de diagnosticarlos sin necesidad de practicar ninguna prueba.

En casos de duda se puede proceder a una biopsia cutánea, para observar la lesión sospechosa al microscopio, aunque no es un procedimiento habitual.

También es posible emplear el ácido acético. La aplicación de esta sustancia sobre la piel permite detectar si hay células infectadas por el VPH, ya que esa área se torna blanca.

El valor predictivo positivo de esta prueba es muy bajo, por lo que en la actualidad está en desuso.

El método diagnóstico empleado no modifica el tratamiento de las verrugas.

¿Cómo puedo saber qué tipo de virus es el causante de las verrugas?

En primer lugar, cabe destacar que no es estrictamente necesario conocer qué subtipo de virus es el causante de la infección, ya que no apoyan el diagnóstico y el tratamiento es el mismo para todos los VPHs.

No se recomienda como estudio rutinatio para el diagnóstico. Saber el tipo de virus causante de la infección nos aportará información sobre el riesgo potencial oncogénico de la cepa (bajo, medio o alto riesgo oncogénico) y refuerza el ser más cauteloso con las revisiones ginecológicas en el caso de las mujeres.

Para conocer el subtipo de virus se puede proceder a un frotis cutáneo y de las lesiones, mediante el raspado de la piel con una torunda de algodón y enviando la muestra al laboratorio de microbiología para que se realice una prueba denominada PCR (polimerase chain reaction).

El resultado está disponible en un término habitual de 7 – 10 días.

TRATAMIENTO DE LAS VERRUGAS GENITALES:

¿Qué médico es el que trata las verrugas genitales?

Las enfermedades de transmisión sexual, incluidos los condilomas, forman parte de la Dermatología y el profesional encargado de tratarlas es el dermatólogo. No obstante, para lesiones dentro de la vagina y para realizar el examen citológico en mujeres, es estrictamente necesario consultar con Ginecología.

¿Cómo se trata la infección por el VPH?

Se considera que, téoricamente, la infección por el VPH se cura espontáneamente en un periodo de 3-4 años gracias al sistema inmunitario del paciente, si bien hay muchas variables que influyen en este fenómeno y no es raro que no se produzca la curación en este tiempo.

Existen numerosas opciones terapéuticas para la eliminación de las verrugas genitales, como la aplicación de podofilotoxina o la destrucción física mediante la crioterapia, el electrobisturí o el láser de CO2.

Estos tratamientos se ocupan sólo de la parte ‘visible’ de la enfermedad y van destinadas a eliminar las verrugas. Si la infección es poco activa (pocas lesiones, de lento crecimiento y de curso estable desde hace meses), la mayoría de veces es una terapia suficiente.

En caso de tener signos de infección activa, puede procederse no sólo a la eliminación física del virus visible sinó que se puede favorecer la respuesta inmunológica frente al VPH mediante la aplicación de imiquimod.

Esta sustancia, aplicada tópicamente por el propio paciente, favorece la potenciación de una respuesta inmune natural frente al virus que consigue, en la mayoría de casos, finalizar con las manifestaciones de la enfermedad.

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE LA INFECCIÓN POR EL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO Y LAS VERRUGAS GENITALES:

¿Existe prevención para el contagio del VPH?

Prácticamente el 80% de la población general está infectada por el VPH y resulta muy difícil evitar la exposición si se mantienen relaciones sexuales.

El virus está presente no sólo en las verrugas visibles sino también en la piel de alrededor de los genitales, el pubis, el periné y el ano.

El preservativo no cubre tanta extensión de piel y es muy probable que pese a emplearlo se entre en contacto con el virus.

No obstante, todas las guías médicas recomiendan utilizarlo rutinariamente. El presente autor recomienda por precaución el uso de preservativo para evitar el efecto físico de inoculación del VPH al fondo de la vagina durante la penetración, para intentar reducir el riesgo de afectación del cérvix, y lo mismo para las relaciones sexuales orales o anales.

En la actualidad se posee una vacuna frente a los serotipos de VPH de alto riesgo, con potencial de generar un cáncer.

Estos serotipos son el 6, 11, 16 y 18. Esta vacuna se aplica rutinariamente en el calendario vacunal a la población femenina de 11 a 14 años de edad.

Si se aplica antes de la exposición al virus, produce inmunidad frente a estos serotipos (no frente al resto), que son los potencialmente peligrosos para la salud.

En hombres y mujeres ya expuestos al VPH e incluso con condilomas, se desconoce si existe un efecto protector o acelerador de la resolución de las lesiones, si bien hay algunos trabajos que han arrojado resultados positivos.

En cualquier caso, no es una práctica rutinaria y se evaluará personalmente cada paciente para valorar la conveniencia de la vacunación.

¿Pueden aparecer condilomas aunque se tenga una pareja sexual estable sin otras relaciones de riesgo?

Sí. Hay varios factores que explican por qué pueden aparecer condilomas pese a tener una pareja estable, sin necesidad de que se practiquen relaciones de riesgo en el momento en que se aparecen las verrugas.

El periodo de latencia entre el contacto con el virus y la aparición de las verrugas (si es que aparecen) es muy variable y depende del subtipo de virus, de la cantidad del inóculo y del sistema inmunitario de cada persona, entre otros factores.

Resulta imposible saber con exactitud cuándo se produjo el contacto de riesgo que justifica los condilomas que aparecen en la actualidad.

¿Cómo afecta el virus del papiloma humano a mi relación de pareja?

La gran mayoría de adultos han estado en contacto con el virus del papiloma humano, y sólo una minoría expresarán verrugas genitales, dependiendo de su sistema inumitario, de la carga vírica y del serotipo de VPH.

La persona que tenga verrugas genitales o condilomas debe consultar con el dermatólogo (y ginecólogo en el caso de la mujer), pero en general se no se aconseja que la pareja pase ningún examen médico si está asintomática.

El autor del presente artículo considera que las mujeres, pese a estar asintomáticas, deberían someterse a una citología para valorar si hay afectación del cérvix uterino.

En la actualidad se considera que no es necesario variar las prácticas sexuales con la pareja tras el diagnóstico de verrugas genitales, puesto que probablemente ésta ya ha sido expuesta al VPH y la posibilidad de infección depende principalmente de su sistema inmunitario, y no del uso de preservativo.

¿Si la mayoría de adultos han estado en contacto con el VPH, puedo dejar de utilizar el presevativo en las relaciones con nuevas parejas?

No. El preservativo protege escasamente del contacto con el VPH, aunque sí disminuye las probabilidades de su contagio y resulta muy eficaz en la prevención de otras enfermedades de transmisión como la sífilis, el chancroide, la hepatitis y el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

¿Me han aparecido verrugas genitales, tendré cáncer por este motivo?

La probabilidad que esto ocurra es menor. La infección por el VPH puede ser causada por muchos serotipos distintos, y sólo algunos tienen riesgo potencial de ocasionar un cáncer.

La mayoría de verrugas genitales están causadas por serotipos de bajo riesgo oncogénico.

No obstante, en el caso de mujeres, es conveniente someterse a exámenes citológicos periódicos con su ginecólogo para descartar afectación cervical; y en el caso de practicar relaciones anales receptivas o padecer la infección por el VIH, se recomienda también realizar una exploración anal y del recto.

El hecho de tener infección por un serotipo de alto riesgo no implica que se desarrollará un cáncer.

La probabilidad de esto no es elevada. Sin embargo, es conveniente ir realizando controles periódicos con su dermatólogo y ginecólogo para evitar que ocurra.

ELIMINA DE UNA VEZ POR TODAS LOS CONDILOMAS, VERRUGAS GENITALES, VPH AHORA!!

►►VISITA: http://curatedelhpv.com-if.us/

 

Doctor: Didac Barco.